Liberación miofascial y foam roller. Qué son y para qué sirven

La liberación miofascial, junto con el uso del foam roller, pueden eliminar una serie de dolores y molestias muy variados. Te lo mostramos aquí.

La liberación miofascial, junto con otra serie de terapias manuales de fisioterapia, pueden ser tremendamente beneficiosas y útiles para nuestro organismo, ya que ayudan a liberar zonas con restricciones de movimiento de manera muy eficaz.

En este artículo queremos explicarte en qué consiste esta terapia manual de fisioterapia, así como los materiales que se emplean y las diferentes técnicas que existen.

Recuerda que este tipo de terapias siempre deben ser ejecutadas por un entrenador personal profesional de la salud y de la fisioterapia.

¡Empecemos!

¿Qué es la liberación miofascial?

La liberación miofascial es una técnica de fisioterapia, concretamente de la rama de terapias manuales, que se utiliza muy a menudo en el masaje, tanto deportivo como terapéutico.

Esta técnica se centra en el tratamiento de los dolores miofasciales, es decir, los dolores que se provocan en las membranas que conectan, envuelven y sostienen a los músculos.

Durante la terapia, el terapeuta localiza aquellas zonas miofasciales que han perdido la elasticidad y la movilidad (pueden o no generar dolor), centrando el tratamiento en esa zona para ayudar a la liberación miofascial de esas membranas.

¿Qué es la liberación miofascial?

¿Y el foam roller?

El foam roller es un rulo/tubo de espuma que se emplea en las terapias manuales, como la liberación miofascial. Se puede emplear antes y después del entrenamiento. También es muy útil en caso de sufrir por piernas agarrotadas.

Para utilizarlo nos ayudamos del propio peso del deportista, el cual rodará sobre el foam roller, aplicando presión en la zona afectada.

Existe una gran variedad de foam roller, entre los más utilizados se encuentran: Rollga, Rumble roller, Theraband roller, VibraRoll, EVA foam roller y Acupressure roller.

¿Qué beneficios pueden reportar a nuestro organismo?

La aplicación de esta terapia manual, junto con técnicas de entrenamiento y estiramiento, como el uso del anteriormente expuesto “foam roller”, mejoran el estado de rigidez y falta de movilidad de las membranas afectadas, lo cual, por ende, reduce el dolor que pueda sentir el usuario.

Beneficios de la liberación miofascial y del foam roller

Técnicas de liberación miofascial

La liberación miofascial se ejecuta mediante dos tipos de técnicas o modalidades, las técnicas superficiales y las profundas. A continuación te explicamos ambas.

Técnicas superficiales o directas

Se trata de una serie de técnicas manuales que actúan mediante la aplicación de fuerzas contra la dirección de la restricción, generando cambios y liberaciones en el tejido afectado.

El tratamiento con técnicas superficiales siempre se comienza aplicando presión de manera muy suave con los dedos, localizando la zona afectada y trabajándose de manera específica.

Algunas de las técnicas directas de liberación miofascial son:

  1. Deslizamiento transverso.
  2. Deslizamiento en forma de J.
  3. Deslizamiento longitudinal.

Técnicas profundas o indirectas

Por otra parte, en cuanto a las técnicas profundas, también conocidas como indirectas, se actúan de manera global, atacando a las restricciones a las que no se alcanza con presión directa.

Estas técnicas tratan de relajar las fuerzas de tensión y restablecer el equilibrio tensional. La técnica profunda más empleada es las manos cruzadas.

Técnica de manos cruzadas

Herramienta recomendada para liberación miofascial

Tal y como te hemos expuesto al comienzo del artículo, la herramienta más recomendada y empleada para la liberación miofascial es el foam roller. Este éxito de uso se debe a la cantidad de ejercicios que podemos realizar con este material, pudiendo liberar todo tipo de zonas en función de las zonas a tratar.

¿Conocías la liberación miofascial? Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad para conocer esta terapia manual de fisioterapia, la cual puede ayudarte con las restricciones de movilidad de numerosas zonas de tu cuerpo.

Recuerda que para recuperarte de una lesión o dolencia, siempre debes ponerte en contacto con un profesional de la salud, de manera que localice el origen de tu lesión y aplique la técnica más adecuada.